miércoles, 28 de enero de 2015

Palillo con flores kanzashi "Coppelia"

Coppelia , la muchacha de los ojos de esmalte, ballet estrenado en la Ópera de París en 1871, basado en el cuento de género romanticismo negro El Hombre de Arena "Der Sandmann" de E.T.A. Hoffmann.

En El Hombre de Arena de Hoffmann "los ojos" tienen un papel relevante.

La Muñeca autómata de El Hombre de Arena se llama Olimpia, en el ballet es Coppélia en honor a su creador el profesor Coppelius.

Extractos del cuento El Hombre de Arena
- Una mujer alta, muy delgada, de armoniosa silueta, magníficamente vestida, estaba sentada con sus manos apoyadas en una mesa pequeña. Estaba situada frente a la puerta, y de este modo pude contemplar su rostro arrebatador. Pareció no darse cuenta de que la miraba, y sus ojos estaban fijos, parecían no ver; era como si durmiera con los ojos abiertos. 

-  ...a medida que miraba más y más a través de los prismáticos le parecía que los ojos de Olimpia irradiaban húmedos rayos de luna. Creyó que ella veía por primera vez y que sus miradas eran cada vez más vivas y brillantes. Nataniel permanecía como hechizado junto a la ventana, absorto en la contemplación de la belleza celestial de Olimpia...

- ...Al subir las escaleras, y cuando se encontraba ya en el vestíbulo, oyó un gran estrépito que parecía venir del estudio de Spalanzani. Pasos, crujidos, golpes contra la puerta, mezclados con maldiciones y juramentos:
-¡Suelta! ¡Suelta de una vez!
-¡Infame!
-¡Miserable!
-¿Para esto he sacrificado mi vida? ¡Éste no era el trato!
-¡Yo hice los ojos!
-¡Y yo los engranajes!
-¡Maldito perro relojero!
-¡Largo de aquí, Satanás!
-¡Fuera de aquí, bestia infernal!
Eran las voces de Spalanzani y del horrible Coppelius que se mezclaban y retumbaban juntas. Nataniel, sobrecogido de espanto, se precipitó en la habitación. El profesor sujetaba un cuerpo de mujer por los hombros, y el italiano Coppola tiraba de los pies, luchando con furia para apoderarse de él.
Podéis leer el cuento completo, es corto, poco más de veinte páginas.
Y en este otro enlace tenéis un fragmento del ballet  Coppèlia
Por qué mi admiración hacía Coppélia? pues porque en un momento de mi vida vestí los tules y esta fue una de las primeras obras que bailé, la música de Leo Delibes me hace soñar y porque me encantan los cuentos de Hoffmann y los mecanismos a cuerda como las bailarinas de las cajas de música.
He representado mi pasión hacia Coppélia creando este palillo para el pelo.
kanzashiland palillo para el pelo Coppelia


Palillo Coppelia para el pelo, steampunk